Todo poema, texto, fotografía, información o audiovisual de este blog podrá ser reproducido en cualquier otro medio, siempre mencionando el nombre de su autor y que ha sido publicado originalmente en el blog del Café del P. Hernán: www.hernanperezet.blogspot.com - Gracias

domingo, 30 de septiembre de 2012

Arco





¡Cuántas veces me senté frente a tu casa,
fijos los ojos en tu puerta…
y no se abrió!
Otras tantas escuché tus pasos en mi patio
y anhelante, el corazón me arrastró a tu encuentro…
Y ya no estabas.
Pero cuando quisiste cruzarte un instante en mi camino,
tu amor me abrasó y sembró en mi alma
una nostalgia que me mantiene alerta y vivo.

Sé que esta añoranza no es vana
sino un lazo tuyo,
un arco que mantiene tenso el corazón,
dispara la flecha de mi esperanza 
que enciende los anhelos más intensos
hacia el definitivo encuentro, 
sin vidrios de colores de por medio;
cara a cara en un abrazo eterno.

Néstor F. Barbarito

viernes, 28 de septiembre de 2012

Paz




Paz, palabra sencilla,
de solo tres letras,
pero tan profunda,
por lo que tú encierras.
sos signo de vida,
de amor, de pureza,
y con alegría,
inundas la tierra.

Te opones altiva
a las cruentas guerras,
de todo el que ignora,
que sus causas necias,
lastiman y matan,
y solo envenenan,
la vida del hombre,
sembrando onda pena.

Paz, que irradias calma,
si el mundo entendiera,
la inmensa belleza,
que contigo llega,
gozaría contento,
esta vida plena,
que Dios nos ha dado,
y hay que protegerla.

Por eso este día,
hasta mi alma llegan,
cantos de esperanza,
y mi voz se eleva,
para gritar fuerte,
que oigan por doquiera,
¡Paz para los pueblos ,
De toda la tierra!

Ayúdame hermano,
estés donde sea,
no importa tu raza,
ni la edad que tengas,
oremos plegarias,
al Dios que tú creas,
alcemos las manos,
con nuestra bandera,
repiquen campanas,
que suenen trompetas,

¡Paz en todo el mundo,
Que Dios nos conceda!

Ruben Esteves

Jesucristo (acróstico)




Jubilosos esperamos tu segunda venida .
Embelesados sentimos el amor que nos das .
Sembraste en nuestros corazones la semilla de la fe .
Único pastor de almas .
Cántaro de paz y misericordia .
Rocío de ternura que se disemina en el jardín de la vida .
Ir hacia Ti es nuestra meta .
Sabiduría emana de tu Palabra .
Todos te alabamos incesantemente .
Orilla donde anidan alas de esperanza .

Roxana de Marchi

PRIMAVERA ANTICIPADA




Has notado esposa mía,
los milagros que hace Dios,
esta vez la primavera,
un día se adelantó.

Después de casi dos años,
ha vuelto a brillar el sol,
pude abrazar nuestro hijo,
embriagado de emoción.

Nuevamente la alegría,
con nuestros nietos brotó,
y sus caritas sonrientes,
muestran la más bella flor.

En sus risas la ternura,
nuevamente germinó,
y un dulce trinar despliega,
de cada uno su voz.

Hoy es 20 de septiembre,
ya quedó atrás el dolor,
la primavera nos dice,
que el invierno ya pasó.

Y esas gotas de rocío,
que derramamos tú y yo,
nos devuelven la esperanza,
que hemos soñado los dos.

Ver unida la familia,
por los lazos del amor,
disfrutando de la vida,
que nos regala El Señor.

Por eso es que estoy contento,
y lo grito a viva voz,
la primavera en el alma,
esta vez, se adelantó.

Ruben Esteves

FELIZ PRIMAVERA


                                                        

Un rebelde septiembre nos devuelve                                 
la luz que del invierno estuvo presa,                      
tras el descanso, sin escarcha vuelve,                   
clareando con el alba su destreza.                         

Carga el amanecer su paz dorada                         
y tiñe de colores el paisaje,                                    
la tristeza se siente dominada                                 
y el ambiente se llena de coraje.                            

Las aves dan gorjeos de alegría                            
pues la estación le está corriendo el velo              
ensayan su regreso en armonía                             
le ponen una música a su vuelo.                            

Ella es princesa en todo el universo,                                  
su presencia se añora vivamente                          
extiende su energía en manto terso,                      
para lograr la paz, en la simiente.                             .

Su presencia ha llegado, cubre entera                   
acarreando su paz que es formidable                    
está muy cerca nuestro, es Primavera                  
regresa en cada flor,  inexorable.

Edita
Cafe Literario Rosario   

Agitación y silencio



Me perturba y me aleja
como un laberinto oscuro donde se guardan
con celo de esclavitud las más picantes tribulaciones

No hay aguas calmas ni posibilidad de contemplarme
aun en el intento de palabras nobles
que anidan en la superficie de la mente de luces rojas
cuando estallan lagrimas quemantes e inapreciadas

De pronto una voz  delicada
me susurra de un lago azul sereno
donde un sol tibio lo bautiza con chipas de cristal
bordeado de lirios blancos y  azucenas rosas

Muy lentamente me inunda la paz
en un silencio colmado de plenitud

Carmela Isabella

viernes, 21 de septiembre de 2012

Entrega de la Bandera de la Paz

Hoy recibimos la Bandera de la Paz, distinción otorgada por Mil Milenios de Paz, y compromiso que sumimos los poetas, continuando con la senda marcada por Hernán. 
Compartimos algunas fotos, luego habrá más...





 Rubén Sabás Gómes y su señora, con Teresita de Antueno

 Federico Juan Mercado e hijo

Inés Palomeque, presidente de Mil Milenios de Paz 


 Salón Dorado de la Legislatura Porteña

El gran Quino recibiendo su bandera 




El Dr. Pérez Esquivel con su bandera 





sábado, 15 de septiembre de 2012

Niños de la calle


(Me refiero específicamente a los niños que están en los semáforos).


Sabe Dios las historias,
que ya habrás vivido;
¡con tus once añitos,
apenas cumplidos!
¡Creciste tan de golpe,
no disfrutaste ser niño;
la vida será dura,
e incierto el camino!

¡Con caritas tristes
y sonrisas borradas,
lágrimas contenidas,
al no poder llorarlas!
Penas y sufrimientos,
dolores en sus almas,
sólo unas moneditas,
es lo que deseabas…

Pero a veces no cae
ni una sola a tus palmas,
para saciar tu hambre
de tantas mañanas…
De días interminables,
angustias resignadas;
¡muchos sufrimientos,
y alegrías muy escasas!

Sin embargo, intentas,
alegrarnos con magia:
¡Malabares circenses,
ejecutas con gracia!
A la luz de los semáforos,
tú los ofreces gratis,
pues las moneditas,
son de lleno, voluntarias.
   
Al cambiar la luz verde,
se ilumina tu mirada,
¡al fin unas monedas,
podrás llevar a casa!
Hermanitos esperan,
el hambre no pasa...
¡Aunque la mamá,
a veces haga magia!

Siempre hay motivos
para no dar nada…
¡Porque una moneda,
no soluciona el drama!
Unas pocas monedas
parecen casi nada...
¡Tal vez a algún niño
el hambre le calma!

Es que una moneda vale,
lo que cuesta ganarla,
y unas cuantas monedas,
¡por cierto, hacen magia!
Y a la sazón, te alejas,
con la cabeza gacha,
pensando en lo duro,
de cada jornada.

No obstante, intuyendo,
la suerte cambie mañana:
¡Esbozas una sonrisa,
y resplandece tu cara!
Porque algo ha quedado,
de lo aprendido en casa:
¡Lo último que se pierde,
es justo la esperanza!

Hno. Santiago E. Kloster, ssp




sábado, 8 de septiembre de 2012

Hermosa conjunción

                                          Que unidos están la devoción a Maria
                                           con la Sagrada Eucaristia

     
La Madre y el Hijo unidos
en singular conjunción,
van atrayendo las almas
a esta hermosa devoción.
 
El que es carne de su carne
y nos ama con locura, 
pudo darnos esa Madre
cual preciosa criatura.
 
Nos espera en el Sagrario
anonadado y sereno
y a pesar de nuestras faltas
aguarda nuestro amor pleno.
 
En el silencio cobija
las ternuras contenidas
y sólo a travez de El
viene luz a nuestras vidas.
 
Mariel Florentino 

jueves, 6 de septiembre de 2012

SILENCIO Y QUIETUD


(dedicado a los poetas)

A la hora de la quietud y el silencio
nada es tan poderoso
como viejos recuerdos que afloran,
el ser parece revivir el ayer
se estremece el corazón
cargado de intensa emoción.

Se ahondan los sentidos
se presentan cartas de antaño,
fotografías viejas, descoloridas,
escenas de amor, pasión escondidas,
acuden a la adormecida memoria
seres olvidados, otros, que ya se han ido.

En esas nocturnas horas
de silencio y nostalgia,
pareciera aletear el alma
cruzando estanques, manantiales
al son de sonidos celestiales
trayendo paz y calma.

Allí se entra en meditación
se eleva a Dios una oración
recostado entre almohadones
agradecidos por tantos talentos
por la maravilla de tantos dones
por tantas gracias y bendiciones.

Nada se ha consumado;
comenzara un nuevo día
con otras ilusiones, esperanzas,
el poeta vuelve a crear
poniendo el alma en lo que va a escribir
ante un mundo que se vuelve a abrir.

Etelvina Giménez

DE RUBIOS CABELLOS LARGOS




Hoy recuerdo aquella joven, de rubios cabellos largos,
que ni bien la conocí, me dejó maravillado.
Después pasaron los meses, siempre en la plaza paseando,
esperando yo el momento, de estar de nuevo a su lado.
Así la fui conociendo, y así me fui enamorando,
era la amiga perfecta, con quien me fui confesando,
sus oídos siempre atentos, mis secretos escucharon,
hasta que llegó aquel día; hace ya unos cuantos años,
en que me dijo que “si”, y empezó nuestro noviazgo.
Yo era el hombre más feliz, vivía en ella pensando,
el tiempo fue transcurriendo, nuestras almas ensamblando,
vino después la pasión, amantes desenfrenados,
formamos un solo cuerpo, por el amor desbordado.
Planes, anhelos, proyectos; trabajos, risas y llantos,
siempre juntos y en la lucha, la vida nos fue formando.
Frente a Dios fue la promesa, nuestros labios no dudaron,
“si” para toda la vida, en tiempos buenos y malos.
Como si eso fuera poco, Dios nos mandó de regalo,
tres hijos maravillosos;  nuestros sueños realizados.
Y aquella joven hermosa, de rubios cabellos largos,
en madre perfecta y dulce, así se fue transformando,
protectora siempre atenta, los cachorros fue criando,
hasta que se hicieron hombres, y se nos fueron volando.
Pero a pesar del trabajo, que su tiempo fue ocupando,
no me dejó ni un instante, y siempre me siguió amando,
luchando codo con codo, ayudando en mi trabajo,
compañera permanente, luchadora sin cansancio.
Esposa, amante y amiga, los años fueron pasando,
después vinieron los nietos; por ellos, todo lo ha dado,
abuela, hasta la salud, con amor has entregado.
Quiero dar gracias a Dios, que me ha hecho este regalo,
de seguirte viendo hermosa; igual que en aquellos años,
en que eras la jovencita, de rubios cabellos largos,
porque aprecio la bondad, que tu alma ha conservado,
y que me tendrá por siempre, locamente enamorado.
Ha de llegar algún día; solo El Señor dirá cuando,
en que partamos al cielo, que nos tiene reservado,
te prometo amada mía, ante Dios estoy jurando,
que si los ángeles aman, vos serás mi ángel amado.

Ruben Esteves

SIN UN ADIOS


Te fuiste, sin tiempo para un adiós
en noviembre, no podía imaginar
que tu abrazo de despedida
el ultimo sería
que físicamente ya no te vería.

Nos quedo tanto por decir,
escribir, contar,
imposible volver atrás
solo queda el recordar.

Van pasando los meses
el 27 de agosto, siete
se cumplieron de tu partida.
Encamine mis lentos pasos a San Pablo
intentando cicatrizar tan profunda herida.

Vívidas han quedado en mi, tu risa,
tu inconfundible voz,
mas tu, ya gozas de celestial amor
para siempre, junto al Señor.

Solo me queda Hernán querido
revertir tantos recuerdos
en el placer de haber sido tan amigos
transformando en felicidad
lo tan intensamente vivido!

Etelvina Giménez

CON LOS CINCO SENTIDOS



Yo no entiendo como dicen, mi Señor,
mis hermanos que no pueden encontrarte,
yo levanto mis ojos hacia el cielo,
y te veo allí presente en todo instante;
en las nubes que pasan lentamente,
en el sol, las estrellas, y la luna,
en el rojo esplendor de algún ocaso,
o en la niebla matinal del mar en brumas.

Cuando cierro los ojos, Dios, te escucho,
en el dulce trinar de una avecilla,
en el canto de los grillos y chicharras,
y en las olas que rompen en la orilla;
en el llanto de un niño a la distancia,
y en la risa de un joven que festeja,
te oigo Señor, en el mayor silencio,
o en el gemir del enfermo que se queja.

Te siento cuando el sol quema mi cuerpo,
y en la brisa que acaricia mis mejillas,
en la arena que se escurre entre mis manos,
y en el frescor de mis pies en la gramilla;
en las gotas de lluvia que me mojan,
siento Señor que siempre estas con migo,
encuentro tu presencia en un abrazo,
o al estrechar la mano de un amigo.

Cuando llega hasta mi, dulce fragancia,
de la miel que las abejas me regalan,
comprendo que tu estas allí presente,
al igual que en una rosa perfumada;
y en los tilos, las glicinas, los jazmines,
o en cualquiera de las hierbas aromáticas,
en el olor penetrante de la tierra,
cuando vos bajas en lluvia a acariciarla.

Cuando llevo hasta mi boca pan y vino,
que me dona tu divina providencia,
yo no dejo de estar muy agradecido,
y gustar el sabor de tu presencia;
y en el beso que nos damos con mi amada,
yo te siento entre mis labios dulcemente,
pues lo damos con amor, y estoy seguro,
que donde hay algo de amor, tu estas presente,

Hoy por eso mi Señor, yo te agradezco,
los sentidos que me diste para amarte,
y te pido que tu mano los proteja,
para poder descubrirte a cada instante;
pero el día que decidas, Tu apagarlos,
porque crees que es suficiente lo vivido,
te suplico, ten de mi misericordia,
déjame por favor estar contigo.-

Ruben Esteves

vaivén de emociones



A las tres de la siesta
las casas solo viven en su lenguaje mudo
en la furtiva complicidad de veredas y tilos olvidados

de vez en vez el sol regañón juega a las escondidas
zigzagueando limoneros        álamos auroleados de ausencias
                 una pequeña naranja lima             un gato buscador

me enamoré de un manojo de sílabas rotas
abatidas de imágenes de pantalla

desnuda
             expuesta a los tornadizos vaivenes de las emociones
                                        en las entrañas vacilantes de la tarde

una voz extraña
                       extraña y plácida me susurra
                       esta noche alguien te pensará

Carmela Isabella

martes, 4 de septiembre de 2012

A MI AMADA SANTA TERESA


A la muerte de mi madre le dediqué este
canto de amor a mi amada Santa Teresa de Jesús
   

    Tú eres mi madre
    la de la capa blanca,
    la de la cruz en mano,
    la del amor, el  ángel, la sonrisa,
    y el Espíritu Santo.
   
    Tu eres mi madre,Teresa Santa,
    la que en las noches canta,
    la que reza conmigo,
    la que tanto me ama

    ¡Oh dulce, silenciosa, a veces te presiento!
    Tus delicadas manos acarician las mías,
    siento en mi piel, el roce de tus lienzos blancos.
    Y quiero decirte !Santa Teresa!! !Qué yo también te amo!

    No me olvides nunca,
    envuélveme en tus brazos,
    templa mi corazón,
    y haz un nido en mis manos.

    Tú eres mi consuelo,
    mi fortaleza y tino.
    Eres el Dios que siempre,
   quise tener conmigo.

   Cuando en la noche oscura,
   solitaria despierte,
   tu voz emocionada, quiero tener presente,
   repitiendo conmigo, tus sabias enseñanzas:
   “Quien a Dios tiene, nada le falta.
    ¡Sólo Dios basta!”
  
  Emilia García
    
   

LAS MANOS de DIOS


              
Siempre me fascinaron las manos.
Las manos quietas del Abuelo. Las manos juntas del que ora. Las manos hábiles y ligeras de la costurera. Las poderosas manos del herrero. La pensativa mano del escritor que se detiene, dubitativa, antes de expresar una idea. La mano abierta del sembrador. La mano cálida y reconfortante del amigo. La mano suplicante del mendigo y la mano generosa del que da.. La cansada mano que sostiene la frente surcada de problemas y la joven mano que maneja la computadora más joven...
Las manos que acarician, las manos que sostienen, las manos que rezan, las manos que sanan, las manos que se dan...
Y... ¡las MANOS de DIOS...!
¿Donde están? ¿Cómo son las MANOS de DIOS?
Si la omniprescencia del Espìritu de Dios resulta difícil de abarcar para la limitada comprensión humana...¿ cómo entender la factibilidad de SU  quehacer  todopoderoso en nuestro mundo actual, en nuestro pequeño planeta?
¿El  Espíritu y la Inteligencia guían tus manos?
Si nuestro espíritu está entregado a Dios, nuestra inteligencia también lo está. Y nuestras  manos lo están. Las manos no son sólo y simplemente tuyas, mías, nuestras...ellas pueden ser ¡ las MANOS de DIOS !
.
DIOS está en cada uno de nosotros, en la medida de nuestra entrega.

 Susana  Casati de Ruiz

TU INSTRUMENTO



  Como un violín colócame en tu hombro,
  una por una cada cuerda afina,
  y arráncame la nota cristalina
  que haga pura la voz con que te nombro.

  Tal petición  podrá causarte asombro,
   mas a creer mi humilde fe se inclina
   que has de escuchar con calidez divina
   esta ilusión que de esperanza alfombro.

  Quiero tornar mi amor en melodía
  que lleve por los aires la alegría
  de Tu mensaje bíblico, Jesús.

 Y el corazón palpitará  contento
 al saber que lo usaste de instrumento
 para arrimar las almas a TU LUZ.

Isabel Puncel de Dumery